• Noviembre
    TALAN SIETE ROBLES DEL PEQUEÑO ROBLEDAL JUNTO A LA ESTACION DE EUSKO TRENBIDEAK DE LEZAMA

    Dentro de los trabajos de trasformación de la estacion de Eusko trenbideak de Lezama que esta empresa lleva a cabo en base al acuerdo firmado con el Ayuntamiento , acaban de ser talados 7 robles de los 14 que componían el pequeño robledal de Aretzalde anexo a la estación . La razón según los responsables de Eusko Trenbideak y el Ayuntamiento de Lezama : las hojas y bellotas desprendidas perjudicaban las instalaciones y , sobre todo, la seguridad de los viajeros en el acceso a la estación al hacer resbaladizo el suelo.
    Cuesta aceptar que un problema de aparente fácil solución se aborde en estos tiempos de esta manera tan drástica e irreversible. Y cuesta aún más cuando Eusko Trenbideak ha hecho oidos sordos durante 20 años a la petición de mejorar el acceso en rampa a la estación , cuya pendiente y material resbaladizo han sido la causa de decenas de accidentes. Ahora parte del nuevo acceso sigue descubierto con lo que es posible que los accidentes continúen, por mucho que se hayan cargado la mitad del sano robledal de al lado. Es decir, se descartan otras opciones que parecen sencillas como la cobertura de los accesos y se decide talar los árboles, seguramente sólo porque , según su criterio, la medida tiene un "menor coste".
    Es lo que ocurre en en la CAV o en el resto del Estado donde , a diferencia de otros entornos más avanzados y respetuosos con el medio ambiente, sigue sin considerarse ni contabilizarse como coste en los proyectos los perjuicios a la naturaleza, a la ecología o a la salud, y menos cuando el perjuicio lo es sobre bienes públicos. Con este criterio, ante el "coste cero" de la tala de 7 robles en terreno público y el pequeño coste , pero coste al fin y al cabo, de una adecuación del proyecto para cubrir los accesos , quizás era ilusorio esperar por parte de Eusko Trenbideak y nuestro Ayuntamiento otra decisión.
    A nosotrxs nos parece que no había razones suficientes para talar la mitad de este robledal , no estamos de acuerdo con esta forma de actuar y por eso lo denunciamos ante los vecinos y vecinas y pedimos que el Ayuntamiento sea más sensible y coherente con la defensa del patrimonio natural de todxs.
    Lezama Bizirk