• Febrero
    HOY HACE 5 AÑOS EL TS TUMBÓ LAS NNSS ESPECULATIVAS Y DEGRADANTES. HOY LUCHAMOS CONTRA UN PGOU IGUAL A AQUELLAS NORMAS
    17 de febrero, hoy hace cinco años , en el 2011, el Tribunal Superior de Justicia del Estado Español declaraba definitivamente anuladas las Normas Subsidiarias que el Ayuntamiento de Lezama había aprobado en 2007. Aquellas Normas querían imponer , sin el mínimo consenso con vecinos, asociaciones, empresas o concejales que no fuesen del PNV, un "desarrollo" basado en la especulación y en la degradación brutal de su territorio. Gran parte de Aretxalde, cuyas tierras estaban consideradas de alto valor agrícola se ofrecían para desarrollos industriales incompatibles con la vivienda y se planificaba la construcción de una 500 nuevas viviendas, el 50 % más de las que hay actualmente, cuando mas de 200 de las existentes se encontraban vacías . Y todo aderezado con sospechosas maniobras para poder construir en terrenos inundables de la familia de la anterior alcaldesa y continuas infracciones legales en el trámite reglamentario, sobre todo en lo concerniente al medio ambiente y a la participación de la ciudadanía. Todo ello llevo a la anulación definitiva de estas Normas.
    Hoy , cinco años más tarde de aquella anulación que libró a lxs lezamarras de tan negativo planeamiento nos enfrentamos a un PGOU, plan urbanístico que sustituye a las Normas de entonces , de idénticos contenidos. Si entonces ya eran inasumibles , qué podemos decir hoy cuando la dura crisis nos ha mostrado , entre otras cosas , la sinrazón de ese tipo de desarrollo. Estamos pues como en el 2007, con un planeamiento aprobado , en este caso el PGOU, pero recurrido por el movimiento vecinal , en este caso representado en la Acción Popular de una cincuentena de vecinxs que está apoyando el recurso ante los Tribunales. El recurso va dando sus pasos a pesar de las trabas que el Ayuntamiento y su abogado están planteando en los Juzgados , negándose a aportar la documentación necesaria para poder sustanciar el juicio. Ahora como hace años con las Normas, estas marrullerías no hacen sino poner en evidencia el miedo del gobierno municipal para defender con argumentos y con datos la bondad de este PGOU y la corrección de los trámites legales que han llevado a su aprobación. Es una buena señal para el futuro del recurso que, aunque sabemos que será largo y costoso, es el que mantiene la esperanza de que Lezama y sus vecinxs mantengan la expectativa de un futuro digno y sostenible. Lezama Bizirk